Ibon Cabo 





Kirola, mundua eta jendea 

Mayo 13 2010

Más que una experiencia religiosa

Con 32 años he tenido la fortuna de poder debutar con la selección canarhina en el mundialito bbk 2010.

Llego nervioso al vestuario pensando en cómo me van a recibir mis compañeros. Para empezar ni una sola palabra en castellano, todo portugués (hasta la explicación táctica), sin embargo poco a poco me voy metiendo en el papel. La consigna más repetida es “no venimos a perder el tiempo, venimos a ganar”  (Clemente estaría orgulloso). Antes de empezar el partido se reza un padre nuestro con los ojos cerrados pues solo dios puede ayudar a la selección pentacampeona ante cualquier reto (la conexión entre la magia futbolística  amarilla y el más allá es pura mística), terminando con un grito uno, dos y tres Brasil que me pone la carne de gallina.

Brasil comienza ansioso y pierde demasiados balones que le llevan al gran “Alemao” a protestar “somos Brasil, la pelota por el suelo”, Paulo el mister que vino del trópico se le ve inquieto. Los colosales centrocampistas brasileños (son como las torres de Kuala Lumpur en cuanto a tamaño) no combinan y el equipo lo nota. Al descanso cero a cero y las gacelas africanas muy animadas por su extraordinario físico.

La charla gira en torno a la paciencia ya recuperar el toque. Las subidas del lateral izquierdo Kike han sido el único argumento ofensivo y esto no es suficiente para un equipo pentacampeón. Comienza la segunda parte, balón raso para Kike en la izquierda combina con Kelly en el centro del campo que realiza la pared con Kleberson y …”O mai Deus, Deus esta con nos” …¡ gol del gran Alemao!. Poco después Senegal encadena tres acciones seguidas que fallan por muy poco ante la meta de Thiago que sigue tranquilo gracias al cigarrillo que se fumó en el descanso. Finalmente Kleberson cierra el marcador. Termina el partido circulo de la amstad que hay que cerrar según ordenes del capitán tocando los pies de los dos jugadores que tenemos al lado y abrazándonos. Volvemos a dar gracias a Dios… ¡1,2,3 Brazil!

Fín del partido, comienza la fiesta que se prologará durante toda la tarde y parte de la noche al ritmo de la samba de Daniela Mercury. La alegría es desbordante. Solo vale ganara cuando vistes la amarilla. Me agradecen mi participación con ellos, ¡ ya soy brasileño!. Estoy tranquilo, me han dicho que Dios está con nosotros.

Sin etiquetas

2 comentarios -> “Más que una experiencia religiosa”

  1. esta vacamel 28 Mayo 2010 a las 00:23:11

    quiero conversar mas con tigo

  2. iboncaboel 05 Junio 2010 a las 21:33:03

    ok cuando kieras conversamos

Trackback URI | Comentarios RSS

Escribe un comentario