Ibon Cabo 





Kirola, mundua eta jendea 

Junio 16 2016

Los peligros de una alianza PSOE-PODEMOS

Mucho de habla de la necesidad de cerrar una alianza a nivel estatal entre el Partido Socialista y Podemos como alternativa real al gobierno que actualmente encabeza Mariano Rajoy y el PP. Existe gente que dice que se trata de un mal menor ante la inminente continuidad de la derecha española. A pesar de todo esto, creo que es necesario recordar algunos datos históricos relativos al tratamiento que el PSOE ha dado a Euskal Herria desde la puesta en marcha de la mal llamada transición española.

En 1977 la Ikurriña ondeaba en el balcón de la sede del entonces PSE en Iruña-Pamplona. Tras lo que el Lehendakari Carlos Garaikoetxea definió como “la traición navarra” dejó de hacerlo y no lo ha vuelto a hacer, cerrando sucesivos pactos de gobierno con la coalición UPN-PP. Solo este hecho ya merece una seria reflexión.

En la transición española, ha habido 15 reformas laborales. Todas ellas en perjuicio de los trabajadores/as a la hora de percibir indemnizaciones, de los jóvenes a la hora de percibir su primer contrato y en general del tejido industrial vasco. En todas ellas, directa o indirectamente ha colaborado el PSOE. Ojo al parche, no descartemos que terminen imponiendo el modelo de contrato único de Ciudadanos.

La precariedad laboral en la mayoría de países Europeos ha venido de la mano de los partidos socialistas. Un ejemplo claro es Francia donde a pesar de parar el país, el gobierno de Hollande sigue adelante con sus reformas contra las clases medias y bajas. La dignidad de los/as trabajadores/as no puede pasar por un partido socialista a la deriva cuyos intereses están más en el tejado del IBEX 35 que de los mayores de 50 que se han ido al paro gracias a la última reforma laboral.

La LOMCE ha venido de la mano del PP, pero en su aspecto más jacobino no se diferencia en demasía de lo que nos propone el PSOE a nivel programático. Pensar que es más importante saber la geo política española entendida desde la centralidad, que poner encima de la mesa mejoras a nivel de pluralidad lingüística o conceptos claves como el empoderamiento educativo, es engañarse a sí mismo y apostar encubiertamente por la educación concertada centralizada en detrimento de la pública y/o concertada vasca.

El PSOE no ha hecho NI UN SOLO CAMBIO que garantice el derecho de asilo a las personas migradas o migrantes, ni que ayude a las personas que ya viven con nosotros/as a facilitar la tramitación y percepción del permiso de residencia. Se puede poner en la foto el número de razas que uno quiera, pero si el resultado es el mismo, cuidado, porque la sociedad no estará cambiando a mejor más que en apariencia.

Así pues, la mejor manera de asegurar un cambio en Madrid es que este no dependa de unos amigos para quienes Euskal Herria es un país tan remotamente lejano como Siria, Palestina, Ghana o Sudan del Sur. NO queremos cambios gratuitos, sino aquellos que suponen transformar la sociedad en una realidad más justa y más plural y estos, no pueden venir de un acompañamiento socialista, pues Miss Daisy además de viuda, no tiene intención de cambiar a estas alturas.

Sin etiquetas

Trackback URI | Comentarios RSS

Escribe un comentario