Ibon Cabo 





Kirola, mundua eta jendea 

Archivo de la categoria 'resultados electorales'

Septiembre 26 2017

Los 100.000 hijos de San Luís atraviesan Foronda

Los conocidos como los “100.000 hijos de San Luís” combatieron en 1823 al servicio de Fernando VII y Francia para restaurar el absolutismo y acabar con la disputa por el trono español y a su vez acabar con el liberalismo. Escribía Benito Pérez Galdos en los episodios nacionales “en los pueblos del norte, la intervención vencía sin batallas, ya antes de que se asomara el morríón del primer francés de la vanguardia, la Constitución estaba humillada” Posteriormente a la restauración en el trono de Fernando VII los consagrados hijos, hicieron guardia absolutista en labores policiales hasta el año 1828, hasta que entendieron que la paz estaba asegurada., aunque los problemas de “seguridad”, continuaron presentes durante toda la primera mitad del siglo. ¿Quizás por esto surgió casi entonces la Guardia Civil?

Parece pues que la tendencia hacia el absolutismo, vivía arraigada en el pueblo vasco, que contemplaba con estupor como la llama de las matxinadas, que luchaban sin desmayo contra la perdida de derechos, se iban apagando. Sin embargo en Pamplona y Donostia la resistencia fue notable y propia de un pueblo que reclama para sí el derecho a pertenecer a la corona que le plazca o a ser libre por sí mismo.

Así pues la pasividad y relajación ante la invasión Francesa no fue tal. En cualquier caso lo que narran las novelas es que el paso por Vitoria Gasteiz fue tranquilo. En el fondo, los 100.000 hijos de San Luís lo que trataban es de mediar entre los nobles absolutistas y los liberales burgueses. No buscaban solución democrática, impropia de un ejército digno del rey sol, sino acuerdos nobiliarios escritos en pagares y en transacciones económicas. Los derechos, que para sí reclamaban los liberales, no entendían de pobres, de escuelas o de hospitales, sino de compartir el poder y la riqueza.

Con el tiempo hubo una cuerdo de confraternización y con federalización entre burgueses y nobles de cuna, llegando a olvidarse de sus riñas. Este trato se selló con fuego en los diversos alzamientos, pronunciamientos y guerras que hubo en los siglos posteriores por todo el viejo reino de España y también en lo que se definió como el bipartidismo.

Los 100.000 hijos de San Luís ya no están con nosotros-as, pero las campas de Vitoria por las que pasaron siguen rebosantes de pasividad. La llama encendida del cambio que guía en la actualidad la ciudad de Pamplona o la siempre revoltosa Bella Easo, tan activa ante el derecho a decidir, llevaron también con tranquilidad y orgullo el cambio al ayuntamiento de la capital alavesa, pero dejaron la pasividad y el “despasito” en las campas de Foronda.

Catalunya vive una situación histórica, pero no vive un apoyo institucional vasco que podría ser clave para la internacionalización de su propio conflicto. Siendo claros, la función de mediación decae desde el momento en que se descubre que el objetivo no es otro que constituir dos estados nuevos, el vasco y el catalán, ya que, no hay mediación posible cuando el conflicto no tiene término medio posible.

Así pues los allí presentes y tras escuchar al manda más, quedan convertidos en los nuevos cien mil hijos de San Luis, obviando que la única mediación posible es el reconocimiento de los derechos de las personas y los pueblos, legítimamente establecidos en sus leyes si estas parten de una verdadera voluntad democrática y no de ocultas aspiraciones absolutistas.

La solución catalana pasa por votar todos aquellos modelos de convivencia que se perciban como tales en Catalunya y el que más votos saque será el que legítimamente pase a gobernar a sus ciudadanos. Todo lo demás es será parte de una nueva novela de naturaleza poética y a estas alturas hace falta más prosa y realidad., que sueños y nuevos ejércitos mediadores.

No hay comentarios

Octubre 03 2016

El debate contra la precarización laboral en EH Bildu y a campaña electoral

Finalmente la asignación del escaño 18 dejó a EH Bildu con un buen resultado electoral teniendo en cuenta las circunstancias contrarias en las que concurría. Con la maquinaria del estado haciendo causa común con Podemos, con los medios de comunicación haciendo la ola al modelo integrador y trasversal del PNV y con la división interna de los partidos que conforman EH Bildu, además de con los últimos resultados obtenidos en las elecciones estatales, todo hacia entrever que EH Bildu se acercaba a la debacle definitiva y con ella todo el momento soberanista y de transformación social. Nada más lejos de la realidad.

EH Bildu con un discurso nítidamente claro a favor del empleo de calidad y en contra de la precariedad laboral, ha obtenido un resultado bueno para sus aspiraciones pero insuficiente para lograr la emancipación de este pueblo.

Como ejemplos, el discurso de Miren Larrion en el debate frente a Iñigo Urkullu (https://www.youtube.com/watch?v=PNZH5NdBhG8 alusión al modelo social y a los desahucios), el de esta misma persona en el Forum Europa en torno a los impuestos y la necesidad de tener servicios públicos de calidad (https://www.youtube.com/watch?v=GpHZrqah2Mk), Arnaldo Otegi en su alusión a la necesidad de tener un estado digno para las personas (https://www.youtube.com/watch?v=cAUySKu5sVc) o Maddalen Iriarte (https://www.youtube.com/watch?v=2O3Pc4Pc9pw) en el meeting de Miribilla recalcando esto mismo o anteriormente los y las parlamentarias del Grupo político de EH Bildu en el parlamento como por ejemplo leire Pinedo (https://www.youtube.com/watch?v=nQgzrZqbdAM ).

Así pues, ha sido el discurso social contra la precarización del sistema público y de las condiciones laborales lo que ha puesto por delante a EH Bildu, así como la propuesta para realizar un gobierno de cambio amplio en torno al derecho a decidir. Estamos pues, ante un momento de ilusión ante la fortaleza mostrada contra el mayor de los enemigos: nosotros mismos. Para avanzar, habrá que seguir haciendo auto critica pero sin olvidarnos que la pluralidad y la reivindicación de los derechos sociales de la clase trabajadora deben seguir siendo el eje de nuestro discurso.

No hay comentarios

Septiembre 07 2016

Lo que la izquierda española se juega aceptando la inhabilitación de Otegi

La historia política del estado español está llena de épocas donde ejercer libremente la política no fue tarea fácil. Desde mediados del S.XIX, grupos sociales trabajaron en post de la democratización interna, del sufragio universal tanto masculino como femenino, completada en por primera en 1931 con la llegada de la segunda república y retomada tras el genocidio franquista en 1977.

Esta última fase que continua en la actualidad, dejó abiertas heridas importantes en el estricto sentido democrático de la participación social, como han sido, la toma de decisiones, la separación de poderes y el reparto de la riqueza a lo largo y ancho del estado español. Por ello, hoy en día es tan público y notorio como evidente, que los movimientos surgidos en el seno del 15M, lo que reclaman sin tapujos es una soberanía plena en la toma de decisiones por parte de los diversos pueblos que forman parte de este “nuestro” estado. Abordar la recuperación del poder de decisión por parte de las clases bajas y medias es, sin duda, el quid sobre el que gira el actual debate político, independientemente del escaso retroceso que padece el mayor enemigo de la libertad y la igualdad que es el PP y su marca blanca Ciudadanos.

Y si sobre soberanía popular hablamos, el instrumento clave para el control de las decisiones ejecutivas lo ostentan los distintos parlamentos en las distintas estratificaciones s políticas existentes. Y aún más necesario que estos, es un poder judicial que controle que los ciudadanos/as somos regidos por leyes justas y aplicadas en igualdad de condiciones.

El tribunal Constitucional ha rizado el rizo con su “sentencia” (pues ni siquiera es esto en cuanto a la forma de expresión). Ha decidido simplemente “no admitir a analizar el recurso”, pues si lo hiciera y atendiendo a razones jurídicas, tendría que haber definido y hubiera creado jurisprudencia al respecto de la aplicación de condenas accesorias a la principal. Por ello, burlándose de su propia doctrina y del sistema en general, no la admite a trámite dotándose de un claro posicionamiento político y hurtando el debate político a los ciudadanos/as vascos.

El valor de los pronunciamientos del tribunal constitucional en clave política

Aún más importante de lo que se juegan los/as vascos/as, es lo que se juega el estado español. Admitir que un tribunal constitucional puede hurtar el debate jurídico acogiéndose al hecho de que no hubo reclamación por parte de Otegi ante la sentencia impuesta, es admitir que el tribunal constitucional tiene plena soberanía para limitar la participación ciudadana en política y que puede con sus decisiones, obviar su propia doctrina para coartar la democracia en función de la ideología política del “reo” en cuestión. El estado español no se juega si Otegi es o no candidato, se juega el poner a una serie de magistrados con sus decisiones por encima de la propia ley y de su constitución. Cuidado con acoger con júbilo esta sentencia, pues después vendrán otras como admitir con naturalidad la ley mordaza o cerrar medios de comunicación no afines como se realiza en algunos países latinoamericanos a los que tanto se critica en las tertulias públicas.

Admitir que debe ser el pueblo vasco quién diga si Otegi es válido para ser Lehendakari o no y que un tribunal que se supone debe sostener los derechos constitucionales de todos sus ciudadanos/as, siempre debe pronunciarse en cuanto a la defensa de los derechos fundamentales, es parte inherente a un sistema auténticamente democrático y participativo. Con todo esto está mucho más en juego de lo que el común de los mortales se imagina. Esperemos que los árboles no les impidan ver el bosque.

No hay comentarios

Junio 27 2016

Del Brexit al frustrado PPexit

Estas últimas semanas están siendo muy interesantes no solo desde el punto de vista político sino también desde el punto de vista sociológico. Cada cual sacará sus propias conclusiones, pero las mías al respecto contienen los siguientes elementos claves:

Leer más … »

No hay comentarios

Junio 15 2015

En Euskal Herria hace tiempo que creemos en las “Adas”

Existe una máxima, acuñada durante el despotismo ilustrado, en el que los súbditos de los reinos recibían beneficios pero sin tener ninguna capacidad de participar en política. Esta máxima era todo por el pueblo pero sin el pueblo. Así durante algunos siglos las personas eran depositarias de algunas “ventajas” sociales, siempre y cuando estos no chocaran con los intereses de aquellos que manejaban el poder.

Después vinieron las revoluciones populares, las guerras sociales y el miedo a que los diferentes pueblos cayeran al otro lado del telón de acero. Así vino el estado del bienestar como copia imperfecta de los modelos ya imperantes en los países nórdicos, e incluso durante décadas, en algunos anglosajones, antiguos dominios británicos.

Y de repente se fue el caimán. Y entre ruido de sables llegó un reducido estado del bienestar que entre Felipe y Aznar se encargaron de arruinar. Y en el estado español se perdió la esperanza, pues el poderoso caballero D. Dinero se hizo con el suelo, el transporte, los recursos naturales, la banca pública, los medios de comunicación y el discurso de la historia, por lo que la victoria, como diaria Morfeo, parecía inevitable.

Sin embargo en una aldea de irreductibles galos, con idioma ancestral, surgió el penúltimo grupo de insurgentes. Y empezó a acumular representantes en una democracia donde la posesión del escaño parece estar primada por tesoreros carcelarios. Y no entró en el reparto. Y no cerró la persiana de los sueños. Pero se confió, pues pensó tener el monopolio de la razón y en esto como cantábamos de pequeños, “el patio de mi casa es particular, cuando llueve se moja como los demás”.

Y el estado español comenzó otra vez a despertar. Desde Barcelona a Madrid, desde Cádiz a A coruña, el modelo vasco de coalición entre diferentes parecía exportable. Los nuevos del lema traído de Cuatro TV parecían únicos en el ya oligopolio de la razón. Pero el poder nunca desfallece. Aprendió de sus errores e inventó una nueva clase dirigente ciudadana, con la idea de competir con los nuevos maestros de la ilusión. Y los viejos roqueros, que nunca mueren, quisieron volver para hacer de lo nuevo lo antiguo. Y Euskal Herria volvió a ser una isla.

Y entre todos ellos volvió a resurgir el oso vasco. Ese Oso que siempre está allí para cuidar a sus amigos del bosque siempre y cuando al final sea él mismo quién caza y por supuesto, siempre que nunca sea cazado. Lleve o no txapela, tenga o no “lugares de reunión” el os vasco lleva desde el pleistoceno ganando y difícil será sacarlo de su caverna si el rio no está lleno de salmones, pues grasa protectora tiene para dar y tomar en su eterna hibernación.

Y entre tanto abrazo, cántico, relevo y amor forzoso, un grupo de ciudadanos sigue tocando la puerta. Ansiosos de ejercer su derecho a decidir, su derecho a expresarse como pueblo, su derecho a seguir soñando. Ya no sabemos si el oso nos dejará seguir caminando por el bosque en busca de nuestro sueño, pero si sabemos, que como en cada rincón la gente vuelve a soñar, lo más probable es que terminemos convencidos de que los nuevos sueños siguen estando muy alejados de los viejos sueños, por lo menos de los viejos sueños vascos. Y aunque parezca mentira, el día 21 veremos que como dijo Galileo “y sin embargo se mueve” y el pueblo vasco volverá a cantar y a bailar. Y volveremos a creer en las “adas” pero siempre que estás tengan denominación de origen y disfruten de su asiento en el fastuoso San Mames.

No hay comentarios

Mayo 12 2015

Lecciones de Escocia para un país aún en construcción

En los últimos tiempos, los debates políticos en torno a Escocia giran alrededor de los distintos procesos electorales acaecidos. Estamos continuamente hablando de derechos políticos que el pueblo escocés ostenta con naturalidad como la celebración de referendumns, la participación de sus selecciones deportivas en competiciones nacionales, la capacidad de emisión de moneda o el respecto estricto a los símbolos escoceses por parte del Reino Unido.

Sin embargo, toda esta simbología, ya estaba en manos de los escoceses, mucho antes de que llegara lo que nuestro querido Maluenda definiría como una ola de radicalismo inusitado. La pregunta es porque entonces, si la simbología política ya estaba delegada, se produce este brutal cambio sociológico.

Llegados a este punto, nos toca observar como el SNP ha variado sustancialmente su discurso y mientras en los años 80 se identificaba plenamente con el liberalismo, en la última década su paso hacia el modelo nórdico ha sido más que evidente y así se refleja en el libro blanco de la independencia, donde hay menciones explícitas al estado del bienestar, la defensa del sistema de salud público y la educación pública. Ya no estamos ante un partido que defiende solamente la identidad escocesa, sino un partido que es visto por sus votantes como la única alternativa viable para defender el estado del bienestar, así como la única opción posible para hacer frente al liberalismo Tory imperante.

Así que extraigamos con cuidado las conclusiones, pues la gente no entiende identidad ya sin defensa de lo social y si no estamos atentos nos adelantaran por la izquierda, aquellos cuyo discurso político practico no ha tenido todavía que confrontarse al identitario. No es lo mismo construir un Monaco en torno a Euskal Herria que una Dinamarca. Veremos cual es el siguiente parlamento escoces. Y es ahí donde tenemos que centrar nuestros esfuerzos para convencer a todas las personas que viven en nuestro país, un esfuerzo para cambiar el sistema, un esfuerzo para cambiarlo todo.

No hay comentarios

Mayo 05 2015

Mujeres, deporte y medios de comunicación

Hace dos fines de semana aparecía publicado en Gaur8 un articulo en el que se abordaba la problemática del deporte femenino desde la óptica de su situación en los medios de comunicación de masas.

En el articulo de Mikel Ibargoien se incluían los diversos puntos de vista que tienen tanto mujeres cuya actividad profesional es el deporte, como algunas semi profesionales y también el de la propia administración. Todos ellos tienen un objetivo común y aunque sean afrontados desde distintos ámbitos, es inequívoca su vocación de mejora, mas enfocada sobre la sensibilización, que a la propia adopción de medidas drásticas o al impulso de políticas activas y de discriminación positiva a favor de las mujeres en los medios de comunicación dedicados parcial o totalmente al deporte.

Ya Matilda García en su libro de deporte y mujeres redactado con fondos del CSD, instaba a implantar con urgencia  algunas medidas y recomendaciones al respecto, no solo desde el ámbito correctivo sino también desde el pro activo y de transformación social. Las medidas no se pueden limitar solamente a incrementar la presencia en medios vía sensibilización, sino que la propia presencia debe estar fundamentado en valores igualitarios, eliminando vínculos tan habituales hoy en día entre radios, televisiones, prensa escrita e internet como el sexismo, el aspecto físico o la propia presencia de mujeres limitada solo a sus existo deportivos.

Es curioso observar como Joane Somarriba, según los medios de comunicación era tan conocida por ser la mujer de Ramontxo Gonzalez Arrieta como por haber ganado tres tours. Sorprende que Iraia Iturregi, licenciada en IVEF y trilingüe, sea mas reconocida por ser una abanderada del discurso femenino, que por sus extensos éxitos deportivos. Un último caso significativo al respecto es del Maider Unda, deportista de élite desde hace una década que pasó a ser famosa una vez se convirtió en Londres en medallista olímpico. Pero claro, tendremos que evaluar si verdaderamente los medios de comunicación responde simplemente a una coyuntura social o solamente son la correa de transmisión de los verdaderos amos de la barraca, los accionistas y los consejos de administración de los medios.

Cuando hablamos de interés y de publico objetivo, nos chocamos de bruces con contradicciones en la gestión comunicativa diaria de los medios. Durante largos años, hasta la aparición del binomio Rafa Nadal • Roger Federer, el tenis femenino tenia más audiencia que el masculino. Después de la desaparición de Elgorriaga Bidasoa y UPV Barakaldo de balonmano, en la especialidad deportiva solo quedaron equipos femeninos como referentes de la misma. Y ya ni que decir tiene que apariciones mágicas en el mundo del deporte como Carlos Sainz, Fernando Alonso o Jorge Lorenzo, convierten de la noche a la mañana, deportes de difícil acceso para la gente de clase media baja en especialidades de masas, por lo menos, sinos dejamos llevar por la teórica demanda informativa.

Y ante esta situación y la que vivimos de cerca en Bizkaia, que nos toca hacer, que medidas tenemos que poner en marcha y sobre todo en que ámbitos tenemos que legislar para forzar un cambio consensuado entre todos los actores políticos  del territorio que tengan un óptica clara de justicia social y de fomento de la igualdad desde una óptica de transformación social. La pregunta es si tenemos que esperar a la sociedad, tenemos que movernos con ella, debemos enseñarles el camino o no nos queda mas remedio que forzar las cosas.

Sin duda, al leer el articulo ya mencionado del GAUR8 del 12 de mayo, se nos traslada imperiosamente la necesidad de actuar de oficio y desde la política si queremos avanzar en este tema. No existe la autogestión como elemento de vertebración pues según nos describen en el propio artículo choca frontalmente contra la realidad social y los intereses empresariales de los medios de comunicación.

Sin embargo la propia estructura  institucional y deportiva nos brinda la posibilidad de impulsar determinadas políticas productivas que pueden ser bien vistas por los medios de comunicación. Algunas sencillas como la derivación de la publicidad existente de Fundaciones deportivas hacia el ámbito de la igualdad. Incluso en este sentido se puede obligar a un porcentaje mínimo pues normalmente la presencia se dirige desde el ámbito político. Algunas respecto a los medios generalista mas complicadas como puede ser cambiar la ley de publicidad y transparencia institucional obligando a los medios en cuestión a adoptar unos mínimos sobre presencia, en porcentajes sobre el total publicado. Algunas simplemente de sensibilización como premiar a aquellos medios que fidelicen su presencia en el deporte femenino, valorando especialmente las portadas, la apertura de informativos desde el ámbito femenino y sobre todo la presencia de tertulianas y presentadoras desde el ámbito de la opinión deportiva, independientemente de que se este en ese momento dialogando sobre deporte masculino o femenino. Tampoco estaría mal el establecimiento de sanciones para entidades deportivas que reciban dinero público y que usen en sus alocuciones o acciones lenguaje sexista o incluso realicen acciones discriminatorias en el ámbito de la vestimenta, la competición  o la discusión publica de postulados deportivos.

Tampoco estaría mal impulsar la presencia de mujeres en determinados clubes de élite en los puestos de dirección masculina, esto si sería verdaderamente un paso, pues la clásica división entre los deportes femeninos y masculinos en cuanto a la dirección y a la presencia de entrenadores y entrenadoras, no se da por ejemplo, en los deportes de cancha como el balonmano y el fútbol sala. No parece que en estos deportes, a quienes han empezado en el ámbito femenino les haya ido mal.

Así pues, no podemos rehuir el debate mas y toca avanzar desde la política. Toca trabajar para transformar la ley de publicidad y transparencia institucional, toca cambiar radicalmente el discurso y pasar de la acción pasiva a la activación por omisión, ya que el deporte no puede desde luego, buscar en el laissez faire el futuro del deporte femenino en los medios de comunicación.

No hay comentarios

Febrero 06 2015

Juntos en la diversidad

A veces pensamos que desde altas instancias nos van a venir soluciones mágicas cuando nos metemos en un problema o cuando no tenemos claro cómo encontrar una solución. Creemos que la diversidad se construye en espacios abstractos y damos poco valor a lo que construimos con nuestras actitudes personales. Mandela decía, “lo que cuenta en la vida no es el mero hecho de haber vivido. Son los cambios que hemos provocado en las vidas de los demás lo que determina el significado de la nuestra”.

La diversidad está ligada a la pluralidad, a entender a los demás y sobre todo a saber convivir entre diferentes en todos los ámbitos de la vida. Relativizar los problemas y saber buscar soluciones con un pensamiento que busque el beneficio común, pues no hay que olvidar que lo común siempre se impone a lo individual y que la toma de decisiones es por sí misma problemática. Quien ponga en cualquier ámbito su proyecto por encima del colectivo terminará dinamitando las ilusiones comunes. Eso sí, hay gente que le cuesta entender el sentido de lo colectivo y confunden mandar con liderar. También hay gente que no entiende que cuando su hora ya ha pasado es momento de renovar el espíritu y dejar paso. Siempre fuimos mas fuertes juntos que separados y la historia coloca en todos los ámbitos a cada uno en su sitio. “Sigamos juntos….hasta la victoria siempre” que dijo el Ché.

No hay comentarios

Febrero 13 2014

“Y sin embargo se mueve”

En los últimos tiempos, estamos viviendo algunas situaciones absolutamente dispares respecto a lo que todos los partidos denominamos ya comúnmente “pasos para la resolución del conflicto”. Sin duda, desde el respecto al futuro y al modelo de sociedad que queremos hay acuerdos sencillos y bases comunes. El problema esta cuando hablamos, no ya de la resolución del conflicto armado, sino de soluciones al conflicto político, cuyo origen para algunos es la prehistoria, para otros el abrazo de Bergara y para algunos otros, la mal denominada y reciente, transición política española.

No estamos ya hablando de cuando y como se deben dar pasos en la reconciliación, sino cómo y cuándo podemos articular espacios comunes de defensa de los valores culturales, sociales e históricos que por derecho atesora el pueblo vasco. Podremos llegar a acuerdos sobre reconocimiento de victimas, sobre libertades civiles, sobre reagrupación de presos políticos o de cualquier otra medida penitenciaria, pero el conflicto, mal que me pese seguirá latente mientras no afrontemos las dos cuestiones principales que nos separan a los dos tercios de sociedad vasca representada en el abertzalismo y al tercio restante que se considera parte de la sociedad española. Estas cuestiones son sin duda la territorialidad (Hegoalde y departamento propio de Iparralde) y habilitar la posibilidad de expresar derechos públicos como pueblo diferenciado del resto de pueblos del estado español (derecho a decidir, oficialidad selecciones vascas, marco fiscal propio, representación propia ante la UE…).

Es por esa imposibilidad de acuerdo en temas básicos (oficialidad del Euskera en Nafarroa, selecciones vascas propias, autonomía fiscal plena…), por lo que surgen amenazas y actuaciones despóticas por parte del estado español inaceptables desde el punto de vista democrático (como la muerte de Arkaitz Bellon). Ante esta situación, solamente un núcleo al estilo catalán hace factible el contraponer un poder suficiente ante el inmovilismo del estado español. Eso sí, partiendo de la base de que son los derechos políticos y civiles por lo que luchamos, no con visión maximalista, pero eso sí, con visión de estado y de marco propio. Ante esta situación política y el etnocentrismo propio de la escuela Jacobina, no nos queda otra que con cierta rabia transformar la célebre frase de Galileo en un “y a pesar de todo, se mueve” como referencia al eterno sufrimiento al que quiere condenar al pueblo vasco el PP desde su inmovilismo. El pueblo vasco se mueve y nadie va impedirle que lo siga haciendo, independientemente de que en un momento dado sean unos u otros agentes los que guíen el proceso.

No hay comentarios

Diciembre 18 2012

La socialdemocracia en América

América Latina es un continente plural, rico multicultural y sobre todo desigual. El origen común de la disposición política actual no está ligado a su origen étnico, ni a la configuración actual de los estados fruto de sucesivas guerras, dictaduras y pasado común bajo el yugo colonial, sino a la rebeldía de los pueblos indígenas ante la preponderancia de las empresas multinacionales ligadas mayormente a la oligarquía yanqui o a la proveniente de la península ibérica.

Sin embargo, ¿son todos los modelos bolivarianos fruto de una angustiosa situación económica que potencia las desigualdades en América Latina? Sin duda la respuesta es afirmativa. ¿Son iguales los modelos elegidos para la salida de la crisis en los distintos gobiernos y coaliciones políticas? La respuesta es rotundamente no.

En Latinoamérica el modelo preponderante es la social democracia en sus distintas acepciones. Brasil, Uruguay y Chile con un pasado íntimamente ligado a las dictaduras y a las corruptelas de su clase alta, eligieron modelos de colaboración entre diferentes para poder acceder al gobierno y cambiar así un modelo decrepito. Frente amplio de Uruguay, Partido de los trabajadores en Brasil o la unión táctica entre la democracia cristiana y el partido socialista en Chile son ejemplos de modelos de colaboración entre diferentes para un objetivo común. Todos ellos basan su acción política en la repatriación de los recursos propios del país, la lucha contra la pobreza y la exclusión social y en el fomento de su imagen como país solvente para la captación de inversiones en I+D+I para la modernización de sus respectivos países.

En Venezuela, Ecuador y Argentina el modelo es más cercano a la Izquierda institucionalizada con algunos toques populistas. En todos ellos, la llegada al poder ha estado unida a la figura de un líder fuerte con visión de cambio en el país. Sin embargo, aunque el origen es diverso, la acción política se concentra en los mismos puntos. Redistribución de la riqueza, recuperación de los recursos propios y modernización, así como y quizás el punto más importante en cuanto a transformación social, acceso de las minorías no criollas, las clases indígenas, a los cuadros de decisión del estado. Hasta Raúl Castro afirma sin disimulo que su objetivo es acercarse al modelo nórdico de estado solidario, lo que siempre se ha conocido como las socialdemocracias europeas.

Así pues, el hundimiento de la socialdemocracia a nivel europeo no ha venido por la devaluación del sistema Keynesiano de redistribución de la riqueza, sino el plegamiento de los grandes partidos social democráticos estatales a los intereses del neoliberalismo, de la banca y de una comisión europea que nunca debió asumir competencias que corresponden a los diversos pueblos de Europa representados en el consejo de las regiones o en el parlamento europeo. No confundamos pues la crisis moral y ética de algunos con la confluencia entre diferentes para alcanzar un estatus quo independiente, redistributivo económicamente hablando y políticamente fuerte en el mundo.

No hay comentarios

AntSig »