Ibon Cabo 





Kirola, mundua eta jendea 

Archivo de Agosto 2013

Agosto 02 2013

Democracia, libertades y participación

Hay tantos temas en el día a día político que es difícil poner sobre la mesa alguno en concreto sin que no terminemos divagando o filosofando hacia algún aspecto más genérico del transcurrir político en nuestra tierra.  Recientemente hemos visto algunos ataques a la democracia a través de sus representantes legítimos que nos ponen en guardia ante del nuevo modelo que en breve y por desgracia puede aterrizar en Euskal Herria y hacer bueno al anterior, ya de por sí muy limitado, pues no tiene una base participativa mínima para pensar que es un modelo hecho para el pueblo y las personas.

Los insultos a Urkullu, los intentos de la derecha mediática española de subir el umbral de participación en pueblos y provincias para limitar el acceso de minorías, la situación de los presos que día a día se deteriora sin que nadie desde Madrid asuma su responsabilidad, la falta de interés en sacar de las cunetas a los asesinados por los franquistas después de la guerra civil (en Nafarroa por ejemplo más de 4000 y allí en teoría no había ni siquiera guerra)… son en realidad concepciones políticas donde la base de la decisión esta en las élites y no en la gente.

Recuperar la participación política, no solo a través de los partidos, sino sobre todo a través de los movimientos sociales, siempre afortunadamente críticos con el poder, es no solo una necesidad de la moral y la ética democrática, sino una obligación ante el modelo de extrema derecha anti derechos humanos que desde el PP se nos quiere imponer y que tiene como consecuencia más directa en el recuento electoral, el ascenso de UPyD y en la llegada de un fenómeno nuevo en Euskadi, la extrema derecha europea a través de Anglada y sus diversas sedes bien financiadas. PNV, PSE-EE y EH Bildu deben luchar juntos contra este peligrosísimo acercamiento. La democracia y nuetros país están en juego y el discurso debe estar tan meditado que no dé pie a mal interpretaciones. Mandela nos vigila con cariño desde Sudáfrica para indicarnos cuál es el camino.

No hay comentarios

AntSig